Cosas que puedes hacer para cuidar el planeta

Existe una gran cantidad de cosas que si se suman con el tiempo, podrían contribuir a sacar un mejor cuidado del ambiente. En pocas palabras, las acciones del presente serán los buenos resultados del mañana. Sin importar que tan pequeño sea tu aporte, va a significar un gran cambio en el futuro. Desde ahorrarte una gran cantidad de dinero reduciendo tus facturas de electricidad, reparación de la maquina del gas o agua, hasta el retraso del deterioro del planeta.

Ir en bicicleta al trabajo

Usar la bicicleta como medio de transporte, es una de las acciones más contribuyentes con el medio ambiente, sin mencionar que también es un buen deporte cardiovascular para la salud. Principalmente porque al no hacer uso de vehículos que contaminen, se reduce la cantidad de dióxido de carbono en el aire.

Mantén tu teléfono inteligente

La pequeña computadora que llevas contigo requiere mucha energía para armar. La producción de un iPhone 6, por ejemplo, lanzó el equivalente a 178 libras de dióxido de carbono, o casi tanto como quemar nueve galones de gas, según un estudio de 2015. En lugar de comprar un teléfono nuevo, intente mantener el suyo en condiciones de funcionamiento el mayor tiempo posible (aquí hay algunos consejos sobre cómo extender su vida útil). Pero si debe deshacerse del suyo, recíclelo o considere comprar uno usado.

Deja las hojas

Las hojas brindan refugio a los gusanos, polillas y algunas mariposas, que luego se convierten en presa para las aves del vecindario. También ayudan a nutrir y fertilizar la tierra, y no quemarás combustibles fósiles utilizando una cortadora de césped o un soplador de hojas.

Use un lavavajillas, no el fregadero

Los lavavajillas han mejorado con los años: los modelos promedio certificados por el programa Energy Star del gobierno usan 3.5 galones o menos por ciclo. Compare eso con un eficiente grifo de la cocina, que vierte 1.5 galones de agua por minuto, lo que significa que el lavado de manos durante cuatro minutos casi duplica el uso de agua de un lavaplatos. Si no puede darse el lujo de tener un lavaplatos, intente hacer el método de dos cubos: «Cuando lave los platos a mano, no deje correr el agua. Llene un recipiente con agua de lavado y el otro con agua de enjuague «.

Ten en cuenta tu desperdicio de comida

Una gran cantidad de energía se destina a producir los alimentos que comemos, especialmente la carne y los productos lácteos. Por ejemplo, la producción de una sola hamburguesa utiliza la misma cantidad de agua que una ducha de 90 minutos. Y alrededor del 40 por ciento de la comida en los hogares se tira. Para limitar el desperdicio de alimentos cuando organiza una reunión, use un «Invitador de invitados» para calcular la cantidad de alimentos que necesitará. También consulte el «Manual de cocina sin desperdicios» para obtener más ayuda sobre cómo reducir el desperdicio de alimentos.

Sintonice su sistema de calefacción

La mayoría de los hogares en donde se cumplen las estaciones del clima y hay invierno, se calientan con hornos o calderas, de acuerdo con el Departamento de Energía, y los sistemas con un mantenimiento deficiente pueden quemar más petróleo o gas natural del necesario. Contrate a un técnico para inspeccionar el suyo para asegurarse de que esté funcionando de manera eficiente y para reducir las partículas en el interior. Y si tiene un sistema de caldera que usa radiadores, considere instalar un control de restablecimiento en el exterior, que modula la temperatura del agua del radiador según la temperatura exterior. Todo esto puede incluso generar ahorros directos para usted: estas pequeñas acciones pueden reducir la factura de calefacción hasta en un 10 por ciento.