De qué depende el vestuario de las mujeres en los juegos

Home / Noticias / De qué depende el vestuario de las mujeres en los juegos

Hasta los momentos una de las fotografías más populares de los Juegos Olímpicos se encuentra protagonizada por Dooa El Ghobashy en compañía de Kira Walkenhorst, se trata de dos jugadoras de  voley en playa en cuya imagen se disputaban un punto valioso sobre la arena de juego en Copacabana; a un lado de la red se puede ver a la jugadora El Ghobashy una hermosa deportista egipcia que jugaba con el hiyab islámico, cuyo cuerpo es impresionantemente hermoso de acuerdo a la opinión de los chicos, mientras que al otro lado se encuentra Walkenhorst una deportista alemana que jugaba en un mini bikini seductor capaz de seducir a cualquiera.

Lo que llama la atención en los juegos olímpicos son los diminutos trajes que son utilizados por las chicas, al parecer un bikini diminuto y seductor es el uniforme obligatorio para las damas debido a que todas ellas muestran su cuerpo bien definido en estos pequeños trajes, esto nos hace hacer una pregunta ¿Estas chicas pueden elegir cómo vestirse para cada juego o está dentro de las reglas en los juegos lucir sumamente provocativa en cada contienda?, si se trata de una vestimenta obligatoria esta es la prueba de que la sexualización femenina se encuentra por doquier, hasta en los asuntos menos eróticos como lo es el deporte, sin duda las chicas en bikini es una forma de llamar la atención de todos los hombres a nivel mundial.

De acuerdo a diversos datos históricos en el año 1999 la Federación Internacional de Voleibol estandarizó un tipo de vestimenta femenina que se encuentra conformada por diminutos bikinis, este atuendo de dos piezas cuenta con algunas especificaciones para poder ser usadas como por ejemplo la parte inferior no supera los 7 cm de grosor a sus lados, de esta forma queda claro que uno de los objetivos de estos juegos es exhibir al cuerpo femenino en cada contienda, permitiendo que los espectadores vean el partido y unas buenas curvas al mismo tiempo, situación que no sucede con los jugadores masculino a quienes les dejan vestir cómo estos deseen.

Aunque muchos movimientos feministas catalogaron a la elección de este vestuario femenino como una muestra evidente de sexismo, donde se expone a las curvas de las damas para llamar a más espectadores en cada jornada de los juegos olímpicos, se hizo caso omiso por parte del comité organizativo hasta el año 2012, año en el que publicaron que  había libertad e el vestuario femenino. “Muchos de los países que son representados por las deportistas del voleibol poseen exigencias religiosas o culturales, por lo que esta sexista normal debía ser revocada o planteada de manera más flexible”- indicó el portavoz de la FIVB llamado Richard Baker, con el fin de justificar la decisión.

En el año 2003 dicha organización recibió un informe proveniente de la Comisión del Deporte de Australia, en el cual se quejaban de que esas normas de vestimenta femenina lo que hacía era desviar la atención de los espectadores a un punto diferente del rendimiento deportivo por parte de las jugadoras, en lugar de eso los hombres ven que tienen la oportunidad de mirar carne femenina completamente gratis, sexualizando la imagen del voleibol femenino y entonces perdiendo las perspectiva de estos juegos, situación que no se repite en la imagen masculina lo que deja en claro que el machismo es lo que gobierna a los juegos olímpico. Desde entonces las chicas empezaron a lucir pantalones largos ajustados o chaquetas cuando el partido se disputa en temporadas donde las temperaturas son bajas, a pesar de las quejas cuando se dió libertad de vestimenta existen muchas chicas que seguían usando bikinis, sin embargo, nacionalidades como la egipcia han tenido la oportunidad de no vestir de esa manera si no lo desean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *